6 secuelas del coronavirus que te impedirán conducir

Médicos y, sobre todo, pacientes advierten de que el coronavirus no afecta solo mientras lo pasas, sino mucho tiempo después. La mayor parte de los estudios hablan de la fatiga como uno de los síntomas que más tardan en desaparecer, pero no el único.

“La infección por coronavirus se expresa con un cuadro clínico de mayor o menor gravedad que altera la calidad de vida y puede afectar a la capacidad de conducir o agravar patologías previamente controladas elevando el riesgo de accidente de tráfico”, advierten los expertos de la Dirección General de Tráfico. “Las principales manifestaciones son fiebre, tos, dolor de garganta, ausencia de gusto, debilidad muscular, SDRA (síndrome de dificultad respiratoria aguda), mareos, malestar, náuseas, diarrea y fallo renal”, recuerdan. Pero las hay más graves: desde accidentes cardiovasculaes, hasta problemas en el nivel de conciencia, pasando por neuralgias, visión borrosa…

También hay que tener en cuenta las repercusiones sociales y económicas que la pandemia puedan producir sobre la aptitud psico-física para conducir. A este respecto, los expertos en salud mental señalan un incremento del estrés, dificultades de concentración, insomnio, incremento del consumo de alcohol, etc…

Seis secuelas de la COVID-19 que pueden ser peligrosas al volante

Para evitar que un posible incremento de la siniestralidad vial se sume a la larga lista de consecuencias negativas que está provocando el coronavirus, desde la DGT advierten de las secuelas que pueden sufrir quienes han padecido la enfermedad y que pueden mermar de forma importante su capacidad de conducir. Son estas:

  • Debilidad, fatiga, dolor muscular y articular. Si notas algunos de estos síntomas debes evitar viajes largos. Si el trayecto es inaplazable, haz varias paradas para mover las piernas y si puedes compartir la tarea de conducir, mucho mejor
  • Insuficiencia respiratoria. La fatiga es según todos los estudios la secuela más nombrada por quienes han padecido COVID-19. Para reducir en la medida de lo posible esa sensación de falta de aire, se aconseja realizar una ventilación adecuada del vehículo, impidiendo que se fume dentro del vehículo y evitando las horas de mayor calor
  • Alteraciones cognitivas (toma de decisiones, proceso de información). Evita conducir hasta recuperar esta capacidad y notes que ha desaparecido esa sensación de confusión
  • Enfermedades cardiovasculares o metabólicas anteriores al COVID-19 pueden sufrir alteraciones y complicaciones con procesos como hipoglucemia en caso de diabetes, mareos o pérdida de conocimiento por arritmias. En todos estos casos es conveniente no conducir hasta estabilizar el proceso
  • Problemas de visión (borrosa, ojo seco…). El oftalmólogo te dirá que evites conducir en horas de iluminación extrema
  • Síntomas neurológicos (mareo, alteración de conciencia, temblores, ataxia…). La recomendación de la DGT si sufres alguno de estos síntomas es no conducir y acudir al médico para destacar trastornos del sistema nervioso.

*Artículo original publicado por Noelia López en Autobild.es

La pandemia no da un respiro a la subida de la vivienda: madrileños, baleares y catalanes no pueden comprar

La pandemia de coronavirus no está frenando el encarecimiento de la vivienda, lo que supone mayores dificultades de acceso a la compra de una casa, aunque no de forma proporcional en todas las comunidades autónomas. La asimetría en la evolución de los precios del mercado de la vivienda y las distintas rentas medias condicionan la accesibilidad a la vivienda, especialmente en las zonas más tensionadas.

De hecho, el precio de los inmuebles ha aumentado un 2,7% respecto a junio de 2019 y un 1,1% en relación a los datos de diciembre, según Sociedad de Tasación, que afirma que su índice de accesibilidad, en el que cruza los datos de renta media y de capacidad de endeudamiento de los particulares para comprar una vivienda estándar, muestra que baleares, madrileños y catalanes no disponen de ingresos medios suficientes para adquirir una casa.

El estudio de Sociedad de Tasación afirma que estas 3 comunidades autónomas se sitúan por debajo de la media nacional de renta necesaria para la compra de una vivienda en el tercer trimestre del año. Así, sus datos sitúan la media estatal en 109 puntos, mientras que Baleares cuenta con menos de la mitad, 51 puntos, la Comunidad de Madrid con 91 y Cataluña con 95, según recoge Cinco Días.

En el caso de Baleares y la Comunidad de Madrid, las cifras de accesibilidad del tercer trimestre de 2020 suponen empeorar sus datos respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que Cataluña ha mejorado su índice en 3 puntos. En el caso del País Vasco, que contaba con 104 puntos en el tercer trimestre de 2019, sus últimas cifras superan la media española en 1 punto.

Así están los precios de alquiler en las ciudades españolas tras el coronavirus

Por otra parte, Extremadura, con 163 puntos, Murcia, con 172 puntos, y La Rioja, que lidera el ránking de Sociedad de Tasación, son las autonomías con mayor accesibilidad a vivienda y las que superan con más holgura la media nacional de capacidad de endeudamiento de los particulares en relación a su renta media para adquirir una vivienda.

Además, el estudio de la compañía de valoración de inmuebles detalla los años de sueldo que habría que destinar íntegramente a la compra de una vivienda en cada comunidad, que muestran el paralelismo entre los ingresos medios y la accesibilidad a vivienda, dado que las comunidades en las que hay que dedicar más años de salario a comprar una casa son las mismas que no superan la media estatal de ingresos medios para ello.

De este modo, Baleares es la comunidad en la que más años de salario íntegro hay que destinar para pagar una casa, con un total de 16 años, casi el doble que la segunda comunidad que más años de sueldo requiere para la compra inmobiliaria, que es Madrid con 8,6 años, seguida de Cataluña con 8,4. Todas ellas superan la media estatal, fijada en 7,4 años de salario anual completo destinado a sufragar una casa.

Por contra, La Rioja es la autonomía que requiere menos años de sueldo para comprar casa, con 4,6, seguida de Murcia con 4,8 años y Asturias, Extremadura y Castilla-La Mancha, empatadas en 5,1 años de salario anual completo destinado a vivienda. Así, la brecha de la proporción entre salario y tiempo de pago de una vivienda entre Baleares y La Rioja es de casi 11,5 años.

Además, Sociedad de Tasación ha incluido también datos de rentabilidad bruta media del alquiler en España, que ha aumentado en el tercer trimestre de 2020 hasta el 8%. Por provincias, Segovia y Cantabria son en las que más ha crecido el beneficio del arrendamiento, seguidas de Madrid, Barcelona y Granada, mientras que Álava y Baleares han visto reducirse el rendimiento del alquiler.

*Artículo original publicado en Business Insider

La segunda ola económica del Coronavirus llega a Europa (y al mundo): las empresas amenazan con empezar a caer una tras otra

La segunda ola económica del Coronavirus llega a Europa (y al mundo): las empresas amenazan con empezar a caer una tras otra

Tras la primera ronda de muerte y destrucción servida en bandeja de plata por nefastas gestiones y altas dosis de propaganda dirigida con el único objetivo de potenciar el efecto devastador del Coronavirus, sobrevino una debacle económica que para algunos resulta literalmente apocalíptica a la vista de los indicadores.

Y es que miles de nuestras empresas no pueden soportar ya más la devastación en sus balances, y habiendo ya en la cuneta notorias y un día emblemáticas empresas que hoy ya son sólo frios cadáveres económicos, también hay infinidad de PYMES desaparecidas para siempre, y que sólo en España se cuentan por decenas de miles.

Y ahora resulta que todavía no lo hemos visto todo. Porque lo apocalíptico realmente no ha sido lo que hemos sufrido, sino que, al menos en lo económico, todo apunta a que lo peor podría estar por llegar, con una alta probabilidad de suceso en el próximo otoño, y con un alto riesgo que se extiende también a lo largo de todo 2021.

Continuar leyendo «La segunda ola económica del Coronavirus llega a Europa (y al mundo): las empresas amenazan con empezar a caer una tras otra»

El Coronavirus hace del oro el nuevo activo objeto de la codicia: algunos ya llevaban tiempo tomando posiciones

El Coronavirus hace del oro el nuevo activo objeto de la codicia: algunos ya llevaban tiempo tomando posiciones

La crisis del Coronavirus ha sacudido fuertemente nuestras vidas, sacudirá nuestras sociedades, y ya está sacudiendo fuertemente también nuestros mercados. Los tiovivos se han instaurado en las Bolsas, y los valores refugio están haciendo las veces de puerto seguro, donde las empresas y gobiernos del mundo están tratando de poner a salvo su valor y su liquidez.

Entre esos activos refugio, hay uno que siempre ha brillado con luz y destellos propios. Efectivamente, el oro siempre ha sido (y sigue siendo) el activo refugio por antonomasia y, como tal, la onza de oro está batiendo máximo tras máximo de valoración en los mercados de materias primas con la debacle socioeconómico-sanitaria. Tal vez los haya que piensen que ésta era una tendencia imprevisible por haber sobrevenido tras el imprevisto del Coronavirus, pero lo cierto es que ha habido países que ya habían tomado importantes posiciones estratégicas masivas en el oro antes de que empezase la catástrofe.

El mercado del oro lleva experimentando fuertes entradas de dinero desde determinados países desde hace meses

El Oro Es El Nuevo Activo Objeto De La Codicia Y De La Huida Desde Otros Mercados Algunos Ya Llevaban Tiempo Preparandose Para Esto 2

Hace ya casi año y medio que publicamos el análisis “Rusia compra oro y vende dólares en un misterio difícil de desentrañar”, en el cual les expusimos cómo el mercado del oro empezó repentinamente en cierto momento a experimentar un comportamiento bastante anómalo. La anomalía llamaba la atención especialmente tras la larga tendencia de (mayormente) atonía en la que venía instalado el oro desde hacía unos años. Entiendan esta afirmación con los debidos matices de un mercado que, como todos, ha tenido sus lógicas oscilaciones. Pero lo que más intrigante nos parecía en nuestra ignorancia de por entonces era que algún país muy concreto estuviese abriendo aquellas decididas y fuertes posiciones sobre el oro, que además abría casualmente a cuenta de las posiciones que al mismo tiempo deshacía en dólares.

Un hecho objetivo es que, antes de la revalorización, si se le comparaba al oro con la tendencia de otros mercados, como eran las propias bolsas o incluso de sus primos hermanos de otras materias primas, lo cierto es que la rentabilidad que el oro estaba dando era exigua, cuando no incluso negativa en no pocos años de las últimas dos décadas. Y en medio de toda esa atonía de poca rentabilidad, que parecía condenar a un activo ya de por sí bastante estable por su propia naturaleza de refugio, llegaron sorpresivamente las empresas y bancos centrales de cierto país para empezar masivamente a comprar reservas en oro. Invirtieron así grandes cantidades de dinero en el sistema del preciado metal, en un entorno en el que paradójicamente los principales bancos centrales de los países desarrollados habían venido deshaciendo posiciones en los años precedentes.

De esta manera, el oro que unos vendían de forma importante, otros lo iban comprando sigilosa, paciente y lentamente, parece que teniendo mucho cuidado de no disparar los precios para así tal vez poder seguir consiguiendo un precio de compra que sería lo más barato posible, y además no llamando demasiado la atención con sus maniobras. No obstante, hay que decir que esto tampoco supone un comportamiento muy ajeno al capitalismo más tradicional y a lo que podemos ver cada día por ejemplo en las bolsas, todo sea dicho de paso, pero cuando economía y geo-estrategia amenazan con poder estar uniéndose, lo que necesitamos son respuestas claras, concisas y coherentes que despejen toda duda. Es en realidad lo único que en última instancia estaríamos reclamando con el análisis de hoy, porque **si no acaba habiendo ninguna respuesta, lógicamente entonces tan sólo tendremos todavía más preguntas*, que procederían ante el “silencio administrativo”.

Tras todos aquellos movimientos silenciosos que producían dorados destellos en la más inescrutable oscuridad socioeconómica, las dos preguntas más trascendentales, que ya les planteábamos cuando el Coronavirus era un completo desconocido para (casi) todos, eran una primera e intrigante “¿Es el Ruso simplemente otro Banco Central que le ha visto las orejas al lobo de la próxima gran crisis, o resulta que además se está preparando para una pérdida definitiva de la hegemonía estadounidense?”.

Y por si ésta no fuera poco, a esa pregunta le sucedía una ya muy enigmática: “¿Saben los rusos más que otros países sobre los secretos inconfesables y sobre lo que realmente ocurre entre los bastidores de la política y la socioeconomía estadounidense?”. Si eso ya les aporta algo a ustedes acerca de la incógnita que se cierne sobre todas nuestras cabezas, simplemente además recordarles que hoy ya se habla también en muchos medios “mainstream” abiertamente de la pérdida de la hegemonía estadounidense en el mundo. Nosotros, ya más que las preguntas que les planteamos premonitoriamente en su día, ahora ya incluso hemos escrito monográficos más recientes sobre la sistémica cuestión. Entre ellos están “De la guerra comercial a la lucha por la hegemonía mundial en divisas: en China hay voces que claman por ‘desacoplar’ el Yuan del Dólar”, y “¿Está el mundo entrando en la era post-imperio de los EEUU? Hay figuras destacadas que ya lo asumen como cierto”.

Y ahora, una vez que aquellas posiciones estaban ya abiertas, ha llegado el Coronavirus y hace subir el oro como un cohete

El Oro Es El Nuevo Activo Objeto De La Codicia Y De La Huida Desde Otros Mercados Algunos Ya Llevaban Tiempo Preparandose Para Esto 3

Pero en medio de toda aquella quietud y sigilo, va y llegó el invitado “imprevisto” del Coronavirus al banquete de los mercados y, entre muchas otras (y más graves) derivadas mercadotécnicas y socioeconómicas, también dio la vuelta a las cotizaciones del oro, poniéndolo patas arriba. Así, el preciado metal noble ha batido desde entonces marca tras marca, entrando incluso en terreno de máximos históricos al llegar a cotizar recientemente por encima de los 2.000 dólares por onza. A mediados de Marzo, cuando la pandemia todavía no había mostrado su cara más cruda, el oro cotizaba ligeramente por encima de los 1.500 dólares por onza.

Obviamente, al tratarse el oro de un metal precioso más, otros metales preciosos que suponen igualmente un valor refugio (aunque no tan noble como el oro) han experimentado de la misma manera una tendencia paralela fuertemente alcista. Así, la plata por ejemplo también se encuentra en terreno de revalorizaciones muy potentes, al haber superado su cotización el nivel de los 28 dólares por onza reiteradamente a lo largo de las últimas semanas. Ésos son unos niveles que no se veían en la plata desde 2013, en medio del fragor y la incertidumbre de la anterior crisis. Pero aunque el nivel actual de la plata no es tan histórico como en el caso del oro, sí que su revalorización es mucho más espectacular, puesto que ha pasado de poco más de 12,5 dólares a mediados de Marzo hasta esos 28 de estos días. La revalorización de la plata es pues de alrededor de un 125%, cuando la del oro es de alrededor de un 30%.

No obstante, las diferencias entre los mercados del oro y de la plata son notables, no sólo en lo que a volúmenes de negociación y dimensión del mercado se refiere, sino también por ese carácter de valor refugio por antonomasia que ostenta el oro y que ya mencionábamos antes. Ese carácter es precisamente lo que lo ha convertido en una de las reservas de valor más estratégicas para tiempos revueltos. De ahí que las posibles conclusiones (o más bien preguntas) que nos podamos plantear sobre la misma evolución paralela en uno y otro mercado pueden llegar a abrir escenarios muy diferentes. Para empezar, con el Coronavirus el oro se ha convertido una vez más en un sólido activo refugio para los grandes inversores del mercado, como ya era previsible para los que preveyesen una debacle económica.

Sin embargo, en esta ocasión, el oro no ha actuado de la misma forma que en el pasado para los pequeños inversores del mercado, entre ellos esas familias e individuos que tradicionalmente compraban joyas de oro, y que lo utilizaban en parte como inversión y en parte como refugio de valor por lo que pudiera venir. De hecho, en la anterior crisis subprime, las familias e individuos llegaron a vender oro en cantidades bastante relevantes como una forma de deshacer posiciones en un momento de elevados precios, y también como una forma de obtener una liquidez extra en un momento de ahogo financiero. Además de que ese oro vendido en la crisis inmobiliaria por los hogares ya no ha sido repuesto, hoy por hoy la cosa está mucho peor en el mercado minorista, porque los elevados precios de máximos históricos que estamos alcanzando están literalmente ahogando a joyeros y demás comerciantes al por menor, ya que están haciendo que baje sensiblemente la demanda de joyas de oro. De ahí en parte también que la revalorización de la plata haya sido más explosiva, porque parte de la demanda minorista de joyas de oro se ha canalizado de forma natural hacia una plata mucho más asequible para el ciudadano medio.

Pero a la par que el oro ha atraído millones de entre los grandes como valor refugio, estamos viendo cómo el dólar pierde reputación, lo cual coincidide milimétricamente con aquellas “previsiones” de los agentes socioeconómicos rusos, por las que vendieron dólares para comprar oro. Aparte de que nosotros les analizásemos cómo la hegemonía del dólar como moneda mundial estaría amenazada por un Yuan que aspira a convertirse también en una divisa de referencia a nivel internacional, ya hay también analistas como los de Goldman Sachs que alertan de que el dólar estaría pudiendo ver amenazado su actual estatus de moneda de reserva internacional por antonomasia. Y aunque ese escenario es todavía algo remoto, lo cierto es que el relativo miedo que está despertando entre algunos agentes del mercado, en parte por la posibilidad de un rebrote inflacionario, no ha hecho sino apuntalar la escalada del oro como reserva de valor alternativa.

¿A quién beneficia esta subida del oro? ¿Y quién apostó con mayor “visión” por ella?

El Oro Es El Nuevo Activo Objeto De La Codicia Y De La Huida Desde Otros Mercados Algunos Ya Llevaban Tiempo Preparandose Para Esto 5

En lo referente a la pregunta de qué países tienen las reservas de oro más importantes del planeta, y quiénes se habrían beneficiado pues del rebote alcista, según el último informe disponible del Consejo Mundial del Oro, tenemos por este orden a Estados Unidos liderando con más de 8.134 toneladas del preciado metal. Le siguen Alemania con 3.367 toneladas, y el FMI (han leído bien, sí: el FMI) en tercer lugar con 2.814 toneladas. Luego va Italia en cuarto lugar con 2.453 toneladas, y Francia con 2.436 toneladas. Tras estos países, que son algunos de los países desarrollados más ricos del planeta, vienen ya Rusia y China. Pero… un momento, lo de China sería comprensible porque es la segunda economía del planeta y porque además cuenta con un mercado de oro nacional bastante importante, que se traduce en una cierta reputación político-económica del metal noble como valor refugio.

¿Pero y lo de Rusia? Llama la atención que un país como Rusia, con un PIB que está en el mismo orden de magnitud que el español, y que además no cuenta con unas reservas de valor al nivel de los países más ricos del planeta, ocupe esta posición por delante de muchos otros países con mucho mayores niveles de riqueza y desarrollo. Así que lo de Rusia y su repentina fiebre del oro nacional no sólo es un tema de que más allá de los Urales hayan optado en el momento “oportuno” por empezar a comprar oro a raudales, tal y como apuntábamos al principio de este análisis. Es que además lo han estado haciendo hasta alcanzar unas reservas de oro que les sitúan a nivel internacional como uno de los países con mayor proporción oro/PIB del mundo, y además despertando a esa tendencia fuertemente inversora en oro en los últimos tiempos, justo antes de la explosión alcista traída por el Coronavirus.

Este análisis no pretende afirmar lo que no sabemos, pero está en el cometido y en la obligación profesional de todo analista riguroso e independiente no sólo el tratar de aportar las respuestas que cree tener para los diferentes temas socioeconómicos, sino que a veces sólo podemos limitarnos a plantear ciertas preguntas, por muy incontestables que sean. Lo cierto es que hay veces en las que la mera pregunta ya aporta valor informativo y fomenta el espíritu crítico, aunque las posibles respuestas (con sus diferentes probabilidades de suceso) ya dependan del parecer subjetivo de cada individuo, y como subjetivas que son valen tanto como la del propio autor. Eso sí, estarán de acuerdo en que también hay preguntas cuya ausencia total de respuesta por parte de las partes implicadas (y que no parezcan tener ni la más mínima intención de darla) ya es de por sí una elocuente respuesta en sí misma.

El Oro Es El Nuevo Activo Objeto De La Codicia Y De La Huida Desde Otros Mercados Algunos Ya Llevaban Tiempo Preparandose Para Esto 4

Y en esas estamos: deseando que algunos nos expliquen coherentemente el “porqué”, ya que el “¿Por qué?” abre abismales sombras de duda que, en buen entendimiento, no debería haber nadie a quién interesase dejar sin respuesta… A no ser que la respuesta que puedan dar sea todavía peor que esa sombra de la duda. Porque es que la sombra del ciprés es alargada, y el Coronavirus ha dejado miles y miles de muertos por todo el mundo, a la vez que el oro ha repartido suculentas ganancias muy frescas a esos que decidieron tan “visionariamente” tomar posiciones en él. Y eso es un hecho objetivo para el que nos encantaría tener respuesta de los “clarividentes” inversores, y saber por qué abrieron esas lucrativas posiciones de forma tan masiva y tan geográficamente localizada. Es cierto que la casualidad existe, pero no es menos cierto que otras muchas veces la intencionalidad se disfraza de casualidad para zafarse de dar una respuesta distinta al silencio más escandaloso. Seguimos siendo todo oídos, y esperamos que lo que oigamos sea algo distinto a palabras vacuas, aunque lo peor sería oír las reverberaciones del clásico “¡Oído cocina!”, porque además en este caso podría ser que la revalorización del oro tal vez no fuese el objetivo en sí mismo, sino tan sólo el medio para preservar el valor y la fortaleza de su economía y sus empresas, algo geoestratégico en un mundo económico que se va por momentos al garete.

Imágenes | Pixabay padrinan | Pixabay Stevebidmead | Pixabay QuinceCreative | Pixabay PaliGraficas | Pixabay ThePixelman


La noticia

El Coronavirus hace del oro el nuevo activo objeto de la codicia: algunos ya llevaban tiempo tomando posiciones

fue publicada originalmente en

El Blog Salmón

por
DerBlaueMond

.

Un estudio plantea que el catarro proporcionaría cierta inmunidad ante la COVID-19

Un estudio dirigido por La Charité – Universitätsmedizin de Berlín y el Instituto Max Planck de Genética Molecular muestra que algunos individuos sanos poseen células inmunes capaces de reconocer el nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2. Esto podría ser el resultado de anteriores infecciones por coronavirus que causan los resfriados comunes.

Aunque las investigaciones más recientes han señalado que los anticuerpos contra el coronavirus desaparecen a los pocos meses de la infección, otros estudios han levantado esperanzas en torno a la inmunidad al descubrir que la defensa del cuerpo va más allá de los anticuerpos y que las células T juegan un importante papel. 

Es en estas células en las que se han fijado los investigadores del nuevo estudio y han descubierto que una de cada tres personas sin exposición previa al SARS-CoV-2 tiene células T capaces de reconocer el virus.  Lo más probable es que el SARS-CoV-2 comparta ciertas similitudes estructurales con los coronavirus que son responsables del resfriado común, concluyen los autores.

No se sabe exactamente qué protección puede ofrecer esta exposición anterior ante el COVID-19 y los investigadores seguirán investigando ese área, pero ya tienen algunas teorías.

Cómo cambiarán de diseño las oficinas del futuro tras la crisis del coronavirus

“En general, es posible que las células T tengan un efecto protector, por ejemplo ayudando al sistema inmunológico a acelerar su producción de anticuerpos contra el nuevo virus”, explica el autor principal, el Dr. Leif Erik Sander, del Departamento Médico de Charité.

“Yo creo que, por supuesto, cuántas más veces haya estado expuesta una persona a un virus parecido, más información tiene de ese virus”, aventuraba ya en mayo Ana Fernández-Sesma, la viróloga española que  dirige un laboratorio en la Escuela de Medicina Icahn en el Hospital Monte Sinaí, en una entrevista con Business Insider España. 

“La infección por otros virus anteriores te puede ayudar a combatir la enfermedad. No creo que protejan contra infección, pero quizá tienes un cuadro más leve“, teorizó.

Sin embargo, el Dr. Leif Erik Sander advierte de que podría tener un efecto negativo: “También es posible que la inmunidad reactiva cruzada pueda conducir a una respuesta inmunológica mal dirigida y a efectos potencialmente negativos en el curso clínico de COVID-19. Sabemos que esto puede ocurrir con la fiebre del dengue, por ejemplo”.

A pesar de todo, su apuesta también es que, en este caso, la presencia de estas células T hace que los síntomas sean más leves. 

*Artículo original publicado por Ana Zarzalejos en Business Insider