11 alimentos baratos que duran mucho tiempo sin estropearse

Tanto si tienes un presupuesto ajustado como si no quieres deshacerte constantemente de alimentos caducados y percederos, existen algunos alimentos que deberías guardar siempre en tu despensa. Todos ellos están llenos de nutrientes necesarios para tu organismo, te permitirán reducir tu nivel de desperdicios y tu huella ambiental y maltratarán menos a tu bolsillo al finalizar la semana.

8 alimentos superpoderosos para las neuronas de tu cerebro

Algunos de estos alimentos pueden conservarse años en perfecto estado sin estropearse ni perder propiedades. Además, la mayoría de ellos no ocupan mucho espacio, son básicos para preparar múltiples platos y constituyen una constante en dietas de numerosas culturas y países del mundo.

Legumbres

11 alimentos baratos que duran mucho tiempo sin estropearse

Las alubias, los garbanzos o las lentejas se mantienen en perfecto estado entre un año y medio y dos años. Su baja cantidad de agua evita que los microbios puedan realizar sus funciones vitales y por tanto, garantiza su perfecto estado de conversión.

Arroz

11 alimentos baratos que duran mucho tiempo sin estropearse

Este cereal se trata de uno de los alimentos más básicos y versátiles del mercado y además es muy extraño que se estropee. Para preparación ha sido desecado y apenas tiene gua en su composición. Seco y en buen estado de conservación, puede durar entre 18 y 24 meses según la variedad. El arroz integral tiene una vida útil mucho más corta.

Aceitunas

11 alimentos baratos que duran mucho tiempo sin estropearse

Los tratamientos térmicos que se utilizan para la elaboración y el líquido de cobertura evitan la proliferación de microbios, por lo que las aceitunas de bote sin abrir duran hasta tres años en la despensa. Al igual que ellas, otros encurtidos como los pimientos o los pepinillos permanecen mucho tiempo en tu despensa.

Sirope de arce

11 alimentos baratos que duran mucho tiempo sin estropearse

El sirope de arce te permite endulzar tus platos de forma natural. Al igual que sucede con otros alimentos, su poca cantidad de agua impide el desarrollo de microorganismos. Al menos, lo habitual es que dure un año.

Atún (y otras conservas)

11 alimentos que no se estropean

Las conservas enlatadas pueden durar hasta cuatro años en buen estado. En el caso del atún, se cuece primero de modo que las enzimas quedan inactivas, se elimina el oxígeno con el líquido y esteriliza, cerrando el envase herméticamente.

Vinagre

Alimentos larga duración

Otro ingrediente eterno, gracias a su pH bajo. Su vida útil es prácticamente infinita.

Miel

11 alimentos casi eternos

Un bote de miel cerrado y que permanezca en un lugar seco entre los 10 y los 15 grados puede durar años en perfecto estado de conservación, gracias a su alta cantidad de azúcar, su mínima cantidad de agua y sus propiedades antibacterianas.

Patatas

11 alimentos baratos que duran mucho tiempo sin estropearse

Muy presentes en la dieta mediterránea, las patatas son un complemento perfecto para numerosas comidas y el ingrediente básico de purés o tortillas. Además de su increíble versatilidad, destaca su módico precio. Correctamente almacenadas, se conservan entre 4 y 6 meses.

Pasta

11 alimentos baratos que duran mucho tiempo sin estropearse

El kilo puede costar cerca de sesenta céntimos, mientras que su vida útil es sumamente larga. Debido a su versatilidad y aporte de hidratos de carbono es práctico contar con ella siempre en la despensa. Los envases de pasta deben guardarse en un lugar fresco y seco, mejor si no recibe luz directa. Por su parte, cabe recordar que la pasta fresca debe ser usada en un corto período de tiempo: solamente puede permanecer algunos días en la nevera, aunque si es casera es conveniente cocinarla el mismo día o en la jornada siguiente.

Harina

11 alimentos baratos que duran mucho tiempo sin estropearse

La harina es muy barata y sirve para preparar toda clase de masas y platos, así como para rebozar carnes y pescados. Adecuadamente almacenada, la mayor parte de tipos de harina son válidos durante 6 u 8 meses. Variantes como la harina de trigo integral y las harinas especiales, como la harina de levadura propia, que posee ingredientes adicionales mezclados, tiene una vida útil más corta, de 4 a 6 meses.

Aceite de Oliva

11 alimentos con larga vida útil

Su vida útil se sitúa entre 18 y 24 meses, siendo recomendable que lo guardes en un lugar oscuro y sin exposición al calor. Es fundamental en la dieta mediterránea para aliñar, preparar toda clase de alimentos e incluso desayunarlo con pan. Si quieres conocer todas sus propiedades, no te pierdas este artículo.

Un estudio revela por primera vez los factores de riesgo al ingresar con coronavirus

Ser mayor de edad, mostrar signos de sepsis y tener problemas de coagulación sanguínea al ingresar en el hospital son factores de riesgo clave asociados con un mayor riesgo de muerte por el nuevo coronavirus (COVID-19), según un nuevo estudio observacional de 191 pacientes con COVID-19 confirmado de dos hospitales en Wuhan, China, publicado en la revista científica The Lancet ayer.

Se trata de la primera investigación que examina los factores de riesgo asociados con la gravedad y la muerte en adultos hospitalizados. En el estudio se examinó a 191 pacientes, de los cuales 137 fueron dados de alta y 54 murieron en el hospital. Los autores señalan que la interpretación de sus hallazgos podría estar limitada por el tamaño de la muestra del estudio. La duración media de la eliminación del virus fue de 20 días en los supervivientes (de 8 a 37 días), mientras que el virus fue detectable hasta la muerte en los 54 no sobrevivientes.

Todos los pacientes en el estudio fueron hospitalizados, dos tercios de los cuales tenían una enfermedad grave o crónica. Además, la duración estimada de la eliminación del virus se vio limitada por la baja frecuencia de recolección de muestras respiratorias y la falta de detección de material genético medible en las muestras. La guía se basa en el tiempo de incubación del virus, y no debe confundirse con el aislamiento para personas que puedan haber estado expuestos al COVID-19 pero que no tienen síntomas.

7 mitos sobre el coronavirus que no deberías creerte

Bin Cao del Hospital de Amistad China-Japón y Capital Medical Universidad de China, uno de los autores del estudio, recomienda que se requieran pruebas negativas para COVID-19 antes de que los pacientes sean dados de alta del hospital. “La edad avanzada, que muestra signos de sepsis al ingreso, enfermedades subyacentes como presión arterial alta y diabetes, y el uso prolongado de ventilación no invasiva fueron factores importantes en la muerte”, explica el doctor Zhibo Liu del Hospital Jinyintan.

Los resultados en las personas mayores pueden deberse, en parte, al debilitamiento del sistema inmune relacionado con la edad y al aumento de la inflamación que podría promover la replicación viral y respuestas más prolongadas a la inflamación, causando daños duraderos en el corazón, el cerebro y otros órganos. 

La fiebre dura 12 días de media, la tos más

Por primera vez, el estudio describe la imagen completa de la progresión del COVID-19. La mediana de duración de la fiebre fue de aproximadamente 12 días en los supervivientes y de duración similar en las personas que fallecieron. Sin embargo, la tos es un síntoma que se prolonga durante mucho más tiempo, ya que el 45% de los supervivientes todavía tenían tos al alta. La disnea o dificultad para respirar cesaría después de aproximadamente 13 días, pero duraría hasta la muerte en las personas fallecidas.

El estudio también ilustra el momento de la aparición de diferentes complicaciones, como sepsis, síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), lesión cardíaca aguda, lesión renal aguda y la infección secundaria. El nuevo análisis incluye a todos los adultos (de 18 años o más) con COVID-19 confirmado por laboratorio ingresados ​​en el Hospital Jinyintan y el Hospital Pulmonar Wuhan después del 29 de diciembre de 2019, que habían sido dados de alta o fallecidos antes del 31 de enero de 2020. Ambos centros fueron elegidos para transferir pacientes con COVID-19 grave de todo Wuhan hasta el 1 de febrero de 2020.

Durante el estudio, los investigadores compararon historias clínicas, datos de tratamiento, resultados de laboratorio y datos demográficos entre sobrevivientes que habían sido dados de alta del hospital y no sobrevivientes. Analizaron el curso clínico de los síntomas, la eliminación de virus y los cambios en los hallazgos de laboratorio durante la hospitalización, empleando  modelos matemáticos para examinar los factores de riesgo. asociado con la muerte en el hospital.

El retrato del paciente: 56 años y mayoría de varones

En promedio, los pacientes eran de mediana edad, con 56 años de media y la mayoría eran hombres -el 62% de los 119 pacientes-. Por otro lado, alrededor de la mitad tenían afecciones crónicas subyacentes (48%), siendo la más común la hipertensión arterial (30%) y diabetes (19%). 

En comparación con los supervivientes, los pacientes que murieron tenían más probabilidades de ser mayores, con una edad promedio de 69 años y una puntuación más elevada en la Evaluación de insuficiencia orgánica secuencial (SOFA) que indica sepsis y niveles sanguíneos elevados de la proteína d-dímero, un marcador para la coagulación, al ingreso al hospital.

Además, el recuento más bajo de linfocitos, los niveles elevados de interleucina 6 -IL-6, un biomarcador para la inflamación y la enfermedad crónica- y el aumento de las concentraciones de troponina I de alta sensibilidad -un marcador de ataque cardíaco- fueron más frecuentes en la enfermedad grave por COVID-19.

La contaminación cae en picado en China… gracias al coronavirus

La frecuencia de complicaciones como insuficiencia respiratoria (98%, 53/54 no sobrevivientes frente a 36%, 50/137 sobrevivientes), sepsis (100%, 54/54 frente a 42%, 58/137) e infecciones secundarias (50 %, 27/54 vs 1%, 1/137) también fueron mayores en los fallecidos que en los sobrevivientes. 

Los autores señalan varias limitaciones del estudio, que incluyen que debido a la exclusión de pacientes aún hospitalizados al 31 de enero de 2020 y, por lo tanto, a una enfermedad relativamente más grave en una etapa anterior, el número de muertes no refleja la mortalidad real de COVID-19 . También señalan que no todas las pruebas de laboratorio se realizaron en todos los pacientes, por lo que su papel exacto en la predicción de la muerte en el hospital podría subestimarse.

Finalmente, la falta de antivirales efectivos, la adherencia inadecuada a la terapia de soporte estándar y las altas dosis de corticosteroides, así como la transferencia de algunos pacientes al hospital demasiado tarde en la evolución de la enfermedad podrían conducir a malos resultados en algunos de los pacientes.

Fuente | The Lancet

¿Qué es el movimiento downshifting?

¿Te has convertido en un workaholic y durante las vacaciones tu mente sigue permanentemente obsesionada con el trabajo? ¿Acumulas deudas, créditos y una cuantiosa hipoteca por tu estilo de vida opulento? ¿La conciliación es inexistente con tu trabajo y no pasas el tiempo suficiente con los tuyos? Tal vez precises unirte al movimiento downshifting, una corriente que aboga por una vida saludable, satisfactoria y menos centrada en el trabajo y el consumo. En definitiva, poner en práctica la máxima de que menos es más, y aplicarla a todos los ámbitos vitales.

Precisamente downshifting equivale a movimiento descendente, permitiendo pasar más tiempo de calidad en familia y abogando por la simplicidad voluntaria y a largo plazo como filosofía de vida. Aquellos que se inclinan por esta corriente aceptan menos dinero a través de menos horas trabajadas para tener tiempo para las cosas verdaderamente importantes de la vida. Asimismo, los “downshifters” también ponen énfasis en consumir menos para reducir su huella ecológica y respetar los diversos ecosistemas del planeta.

Recetar naturaleza, la revolucionaria terapia recetada en Escocia

El downshifting se rige por dos aspectos principales que rigen el cambio: uno es la conexión -con la vida, la familia, el arraigo al lugar, la cultura o la alimentación- y el otro es el mantenimiento de un equilibrio en todas las esferas de la vida, empapando los aspectos personales, laborales, familiares, espirituales, físicos y sociales.

El ocio por el ocio se ha visto reducido en los últimos años: muchas personas destinan este tiempo libre para estar en forma, socializar o cumplir las expectativas de su entorno. Pero los downshifters, al contrario, buscan una vida con más pasión y propósito, significado, satisfacción y felicidad. “Una vida para recordar sin remordimientos”, reduciendo la velocidad y apostando por una rutina más lenta.

En las principales plataformas y artículos que hablan de este movimiento recuerdan que muchas personas llegan al downshifting tras un camino tormentoso y largo de búsqueda de la felicidad, otras sin embargo tras un evento importante o traumático: muerte de seres queridos, duelos, mudanzas, despidos, bancarrotas o enfermedades. La mayor parte de los interesados tienen entre treinta y cuarenta años, aunquelos hay de todas las edades.

Para comenzar con el downshifting, hay que percatarse de lo innecesario y poco satisfactorio de la búsqueda permanente de dinero y materialismo, incrementar la responsabilidad personal y tomar decisiones encaminadas a un estilo de vida más pausado, autoconsciente y gratificante, donde el eje de la felicidad no resida en los meros objetos materiales, la fama o el tamaño de la cuenta bancaria, sino en el tiempo y cómo usarlo, en el valor de las pasiones, hobbies y seres queridos, así como el mero aprendizaje vital.

No, las plantas no limpian el aire de tu casa: necesitarías entre 10 y 1.000 por m²

Incluso la NASA ha recomendado en varias ocasiones las mejores plantas para limpiar el ambiente y mejorar la calidad del aire en espacios interiores. Sin embargo, para que esto resultase efectivo tu piso tendría que parecerse más a un bosque: una revisión crítica basada en tres décadas de investigación ha hallado que las plantas tienen escaso valor como renovadoras del aire. 

La investigación, que ha visto la luz en la revista Nature, ha usado datos procedentes de una docena de estudios diferentes a lo largo de 30 años para concluir que en una casa, piso u oficina normal de 140 metros cuadrados se necesitarían, nada más y nada menos, que 680 plantas de interior o cinco por metro cuadrado para lograr el mismo flujo de aire que un par de ventanas abiertas. Para mejorar la calidad del aire más allá de la ventilación, se precisarían cien plantas por metro cuadrado, algo prácticamente imposible.

“Las plantas son geniales, pero en realidad no limpian el aire interior lo suficientemente rápido como para afectar la calidad del aire del entorno de tu hogar u oficina”, aporta el ingeniero ambiental Michael Waring de la Universidad de Drexel. La idea de este mito echó raíces en 1989, cuando la NASA realizó este estudio sobre las plantas para ver si podían filtrar los químicos que causan cáncer en las estaciones espaciales. Y de aquellos polvos, estos lodos.

Por aquel entonces, la investigación colocó una planta en una cámara hermética más pequeña que un metro cúbico, aunque los resultados fueron notables. En un día, los autores informaron que las plantas habían eliminado hasta el 70% de los contaminantes tóxicos en el aire. ¿Qué sucede entonces? Que una pequeña cámara sellada es muy diferente a un entorno interior real en un gran edificio, por lo que sus conclusiones se han sacado de contexto.

Una bacteria es responsable de que trabajar en el huerto te haga tan feliz

En un edificio normal, el aire interior viciado se reemplaza continuamente con aire fresco del exterior, un fenómeno muchísimo más rápido que mediante las plantas. Los autores demostraron esto al tomar 196 resultados experimentales y traducirlos a tasas de suministro de aire limpio (CADR). Valiéndose de dicha métrica, calcularon que para casi todos los estudios, la velocidad a la que las plantas limpiaban los compuestos orgánicos volátiles (COV) del aire era tan lenta que era irrelevante.

“El CADR es la métrica estándar utilizada para el estudio científico de los impactos de los purificadores de aire en ambientes interiores, pero muchos de los investigadores que realizaron estos estudios no los miraban desde una perspectiva de ingeniería ambiental y no entendían cómo construir los tipos de cambio de aire interactúan con las plantas para afectar la calidad del aire interior”, apunta Waring.

Los autores destacan que se encontraron solamente dos publicaciones que no solo reconocen estos problemas, sino que refutan explícitamente la noción de que las plantas de interior comunes mejoran la calidad del aire interior.  “No es posible obtener resultados cuantitativos significativos de la eliminación de contaminantes en un estudio de campo sin medir también las tasas de ventilación. La variabilidad de la tasa de ventilación en la mayoría de los edificios es simplemente un factor de confusión demasiado grande”, apuntaba un estudio de 2008.

Una década después, Cummings y Waring respaldan esta noción. En un edificio con un flujo de aire extremadamente bajo y bajo los supuestos más generosos de CADR, una planta en maceta por metro cuadrado podría alcanzar un 20%. Si el tipo de aire cambia, el porcentaje desciende radicalmente. Las plantas podrían usarse, no obstante, para el desarrollo de ‘biopurificadores’, que extraen mecánicamente el aire a través de un sustrato poroso para las plantas.

Aunque no limpien el aire como esperabas, tener plantas, disponer de un huerto compartido o vivir en un entorno natural conlleva numerosas ventajas, desde la reducción del estrés a la mejora de la productividad y la creatividad o la prevención de la depresión.

Fuente | Science Alert

10 cosas que le pasan a tu cuerpo si caminas 10.000 pasos al día

Caminar 10.000 pasos al día se ha convertido en un objetivo popular de acondicionamiento físico, impulsado por revistas, medido por wearables y otros dispositivos tecnológicos y compartido por miles de personas que detallan su progreso a través de las redes sociales.

Hacer deporte a bajas temperaturas quema más grasa

Pese a que existen ejercicios físicos mejores y más completos, la investigación científica con la que contamos hasta el presente ha demostrado que cuantos más pasos tomemos en un día, mejor. Se trata de un hábito positivo que interrumpe el sedentarismo y la insana vida contemporánea -caracterizada por pocas horas de sueño o consumo de procesados- y que tiene un impacto positivo en casi todas las partes de tu cuerpo. Estos son sus beneficios.

10 ventajas de caminar 10.000 pasos al día

  • Impulsa la salud cardiovascular: La actividad física continuada aumenta la cantidad de sangre oxigenada que se envía a los músculos. Si quieres mantener tu corazón sano, salir a caminar es una de las opciones más sencillas y válida para todas las edades.
  • Fortalece tus pulmones: Moverse todos los días hace más fuertes tanto los pulmones como los músculos circundantes. A medida que aumenta la tasa y el volumen de oxígeno que inhala, también lo hace la capacidad de su cuerpo para usarlo eficientemente (una medida conocida como su “VO2 máx.”). Cuanto más en forma estés, mayor será su VO2 máx.
  • Mejora la concentración: A nivel cognitivo y mental, caminar propicia que liberes hormonas relacionadas con la felicidad y la satisfacción, como las endorfinas, además de incrementar el flujo sanguíneo que recibe el cerebro. Así, combatirás el estrés y la ansiedad a la vez que mejorarás tu creatividad, productividad y concentración.
  • Huesos fuertes: El deporte en general, y en especial los ejercicios de carga de peso, ejercen una presión adicional sobre los huesos, contribuyendo a la mejora de su densidad y reduciendo el riesgo de osteoporosis futura. 
  • Desarrollo de musculatura: Si quieres que tus músculos crezcan, nada mejor que deporte diario.
  • Estabiliza el azúcar en la sangre: Si estás activo a nivel físico, tus músculos usarán más glucosa en el torrente sanguíneo. La actividad también ayuda a que la insulina funcione de manera más eficiente.
  • Baja la presión arterial: El ejercicio reduce el riesgo de hipertensión, hace que los vasos estén menos rígidos y permite a la sangre fluir libremente. 
  • Más flexibilidad: Si quieres tener una buena postura corporal, ser una persona más elástica y flexible, además de menos propensa a lesiones y molestias o experimentar menos dolor muscular, apuesta por caminar 10.000 pasos al día.
  • Altos niveles de energía y mejor descanso: El practicar esta rutina diaria propicia que combatas la fatiga y el cansancio, duermas mejor y te sientas con elevada energía para afrontar las tareas cotidianas. Te permitirá combatir el insomnio y mejorar también la calidad e higiene del sueño.
  • Mejor humor: La actividad física desencadena la liberación de neurotransmisores clave como las endorfinas, la serotonina y la dopamina, todos los cuales juegan un papel clave en el control del estado de ánimo y la prevención de la depresión.

Fuente | Reader´s Digest